jueves, 1 de febrero de 2018

Consejos que te harán más llevadero estudiar o trabajar en tu casa






Alcanzar nuestras metas lectivas (cursos, oposiciones, trabajo en casa) cuando tenemos cierta edad y ciertas obligaciones, supone un nivel de aprovechamiento del tiempo que quizá nunca nos hayamos planteado... simplemente porque no lo hayamos necesitado
. La manera en la que hacemos uso del tiempo, es una cuestión de hábitos.  Y si vamos a volver a estudiar, a trabajar desde casa, a opositar, necesitaremos cambiar nuestros hábitos y eso no se consigue fácilmente porque se trata de algo que vamos a hacer rodeados de los miembros de nuestra familia y por tanto, TODOS tenemos que llevar a cabo ese cambio de hábitos, no solo la persona que ha decidido cambiar su vida. Por eso en este post os voy a dar unas ideas muy básicas para que ese tránsito hacia los nuevos hábitos sea más fácil.  ¿Empezamos?  Here we go!

TRUCOS PARA APROVECHAR EL TIEMPO QUE DEDIQUES A ESTUDIAR O TRABAJAR EN CASA


  • crea TU PROPIO espacio para desarrollar tu actividad, un lugar de casa en el que estés ajena a todo tipo de distracciones.  Te ayudará también que sea un sitio agradable, que te guste, porque te hará sentir mejor y te sentirás más motivada.  Todo ello, claro está en función de tus posibilidades.
  • Diseña un HORARIO en el que vayas a poder dedicarte a ello compatible con el resto de las otras cosas que hagas (trabajar fuera, tareas domésticas, etc)  
  • Si tú no tienes claro que estas nuevas "obligaciones" son tan importantes como las "necesidades" de los demás habitantes de la casa, ellos mismos tampoco lo entenderán. Considera qué tareas puedes delegar, si te interesa más hacer la compra por internet, para descargarte del peso que conllevan las tareas domésticas.   A eso me refería cuando al principio comentaba que no solamente tú tienes que cambiar de hábitos.  Hay muchos tipos de familias y no en todas se reparte de la misma manera las tareas domésticas.  Si no es tu caso, créeme que me alegro.
  • No te olvides que de vez en cuando tú también tienes que descansar y hacer algo de ejercicio.
  •   Además has de establecer unos límites o normas que eviten interrupciones.  
  • DiSÉÑATE UN CALENDARIO y tenlo en un lugar visible dentro de ese espacio que te has creado.  Marca en él, fechas límites para tus objetivos, pautas.... para hacerlo un poco mejor:
    • estructurar temporalmente dicho calendario:  tareas, exámenes, trabajos...
    • a su vez, las tareas o trabajos más complejos los puedes subdividir creando objetivos más fáciles y asignando fechas límites para ello.
    • mediante estas subtareas puedes detectar y analizar la evolución de tus progresos.  Detecta si hay algún problema o si hay algo de ya debiera estar resuelto.  Disfruta de todo lo que has avanzado, te lo mereces, toma conciencia de ello.
    • establecer prioridades es de vital importancia siempre haremos en primer lugar aquello que nos parezca más importante.



    •  atendiendo a nuestro propio cuerpo es como mejor podemos identificar los momentos del día en los que somos más productivos.  Así que relega tus ratos de relax y descanso a esas horas del día en las que tú misma sabes que eres menos productiva.  Sé que me repito, pero nadie puede vivir bien si no tiene ratos en los que descansar, acabamos "petando" y desde luego que no se trata de eso, TODOS precisamos de una válvula de escape.

    Siento profundamente tener que decirlo, pero nos veremos obligados a planificar nuestro tiempo hora por hora si realmente vamos en serio.  Es así.  Esto incluye desde los ratos de sueño, nuestras comidas, ejercicio (indispensable), relajación... Sé realista.  Si no te sientes capaz de este cambio radical, puedes intentar llevarlo a cabo paulatinamente.  Por ejemplo, is para desarrollar tu proyecto necesitas levantarte a las 6 de la mañana, puedes empezar levantándote a las 7 durante unos días, y luego a las 6:30 también durante unos días y luego ya hacerlo a las 6.  Si de normal te levantas a las 8 y de golpe y porrazo te empiezas a levantar a las 6 tu cuerpo no te responderá al 100% hasta que no sea capaz de adaptarse a este nuevo horario de levatarse.

    Y seguimos hablando de  diseñar un horario.  Quizá lo diseñaste convencidísima de que era lo mejor, pero a la hora de llevarlo a la práctica descubres que es notablemente mejorable.  No te agobies, al fin y al cabo, estás haciendo algo nuevo.  Así que aplícate, reinvéntalo y ¡a por ello!  ¡Nos ha pasado a muchas antes que a tí!

    NO TE OLVIDES DE SER JUSTA CONTIGO MISMA, NO TE EXIJAS MÁS DE LO QUE PUEDES.  Enfocarse en una hábitos demasiado perfeccionista y horarios espartanos puede desembocar en la decepción de no conseguir lo que te has propuesto y que acabes sintiéndote mal por ese motivo.


    ¿Que te has portado muy bien y has cumplido los horarios y los plazos?  Pues quizá sea el momento de felicitarte a ti misma, disfrutar del trabajo bien hecho y de darte una pequeña recompensa.

    CUÁLES SON LOS OBSTÁCULOS PRINCIPALES CON LOS QUE NOS PODEMOS ENCONTRAR A LA HORA DE CUMPLIR NUESTROS HÁBITOS  



    *El motivo principal es calcular el tiempo de manera inadecuada y sobrecargar nuestra agenda.  De ahí que nuevamente, por muy pesada que te parezca, me atrevo a insistir en lo importante que es diseñar tu horario.

    *Examina tus prioridades y trabaja en consecuencia.  Si las cosas más importantes te las vas dejando y das prioridad a tareas más banales, habrá un momento en el que todo lo importante se te acumule y te desesperes por terminar todo a tiempo.

    *No estés disponible.  No cojas el teléfono, ni whatsapp ni correos personales, cierra la puerta... y si tienes problemas con que te interrumpan en casa, no dudes a recurrir al famoso cartelito de “no molestar”.

    *El tema de conciliar la vida familiar es complicado y hay que tener mucha mano izquierda sin dejar de lado nuestros objetivos.  El delegar responsabilidad y estar con ellos poco tiempo a algunas mujeres les hace sentir culpables, y a veces no todos los miembros de la familia asumen que ese cambio de hábitos responde únicamente a tu deseo de mejorar por el bien de todos.  Es complejo, pero hay que ponerse seria.  Y darles tiempo.

    *Una de las cosas que puedes hacer cuando te encuentres en estas situaciones, es recurrir a la asertividad.  “me encantaría ver esta peli ahora contigo, pero me tengo que leer estos temas sin falta”.  Cuesta al principio, pero poco a poco lo entenderán.

    LO VERDADERAMETNE  URGENTE

    Tenemos mañana un exámen, nos llaman para algo que hay que solucionar ahora ¿qué hago primero? NO PUEDE SER TODO URGENTE.. PERO SI LO ES... ALGO ESTÁ FUNCIONANDO MAL.

    Si ves que siempre estás con tareas urgentes... a lo mejor es que las estás dilatando mal en el tiempo por no organizarte adecuadamente.  No es normal ir siempre corriendo, y lo que es peor, es que a la larga resulta contraproducente, tú nivel de estrés es mayor por tener que solucionar las cosas siempre con tanta premura... y así no vamos a ningún sitio.





LAS DISTRACCIONES.


Mantener un nivel alto de concentración durante largos períodos de tiempo es sumamente difícil.  Por eso es mejor que entrenes mediante periodos breves e intensos de atención y esfuerzo. 

Diez buenos minutos de esfuerzo con objetivos a corto plazo pueden ser más productos de lo que te imaginas.

¿Ansiedad? ¿A qué se debe?  Una ansiedad mal llevada puede ser un gran obstáculo para concentrarnos, ya que es más que posible que a menudo nos asalten pensamientos sobre las preocupaciones que nos provocan dicha ansiedad.  En el mundo de hoy en día es difícil librarse de ella, pero con técnicas de relajación y por supuesto, mediante ejercicio físico que también es estupendo ante el estrés, la ansiedad no nos afectará tanto.

Quizá te estés frustrando y las tareas que estás llevando a cabo requieren más tiempo del que en un principio estimaste necesario. Conseguiremos nuestros objetivos de manera progresiva con un ritmo adecuado.  Quizá un día estés que te salgas.. pero otro te duela la cabeza o te surja algún impedimento.  Y eso no debe disgustarnos, todo el mundo tiene dias mejores y dias peores.  

Una de las peores cosas que nos pueden pasar es coger el hábito de postergar las cosas, el dichoso vicio de dejarlo todo para después con demasiada frecuencia.  Es normal hacerlo de vez en cuando, pero no de modo recurrente.  Pero ojo, es muy interesante, porque debemos fijarnos en qué cosas son las que dejamos para más adelante, porque quizá haya un por qué.  Así que una vez detectes que has caído en esa espiral, atiende a los datos y fíjate en cuáles son esas tareas que evitas y cuáles son las excusas en las que te refugias para postergarlas.  ¿Quién tiene la culpa?  ¿Tu serie favorita? ¿Tus amigos de Facebook?  ¿La colada y otras tareas domésticas?

...porque es que hay cosas que las postergamos porque no son muy importantes; pero otras veces es porque se trata de tareas que nos hacen sentir inseguras a la hora de enfrentarnos a ellas, o son tan importantes que vamos dejándolas para más adelante porque queremos hacerlas con más tiempo.  MIRA EN TU INTERIOR y analiza esas motivaciones que te impulsan dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.  Y es que algunas mujeres temen fracasar debido a la importancia o lo difícil que les resulta algo.  Y hay otras que, aunque cueste creerlo, temen al éxito, porque conseguir lo que ambicionan supone un cambio que originará a su vez, nuevas y mayores exigencias a nivel laboral y personal.

También hay otro tipo de persona que no es capaz de implicarse los suficiente y no cumple por tanto sus propias demandas.  Otras son tan perfeccionistas que se niegan a intentarlo si no están 100% seguras de un resultado perfecto.  Por otro lado están aquellas que tienen muuuuyyy baja tolerancia a la frustración y prefieren evitarse eso aunque así se estén cortando las alas y perdiendo oportunidades.  

Si en tus actitudes detectas un hábito de postergar tareas que te provoque serios problemas en tu día a día, deberías buscar la ayuda de un profesional.

EL MIEDO AL FRACASO.

A ver si te suenan estas frases.
  • si fallo en este examen, mis padres me matarán
  • no soy un buen estudiante
  • no doy la talla
  • nunca encontraré trabajo

No son otra cosa que autocríticas y descalificaciones que nos decimos a nosotros mismos.  nos estresan, nos desmotivan y afectan a nuestra capacidad de atención.  Nos invaden a mitad de nuestra tarea y nos ahogan, se nos desvía el pensamiento a otro sitio, nos convierte en ineficaces y complica la consecución de unos buenos resultados.

Así que otra vez nos toca mirar hacia nuestro interior.  Escucha lo que te dices a tí misma.  ¿Qué te pone más ansiosa?  ¿Qué es lo que más te aleja de tu objetivo?


Tienes que luchar contra esa críticas internamente, toma cartas en el asunto, porque no puedes permitir que sean más fuertes que tú.  Si no te sientes bien, difícilmente podrás avanzar.  El PERFECCIONISMO NO ES UNA VIRTUD, SINO UN ARMA DE DOBLE FILO.  Por un lado nos motiva a superarnos, pero por otro puede ser compulsivo y actuar como inhibidor de la acción, provocar ansiedad y finalmente, tenerlo como excusa para justificar un mal rendimiento.  

¿Estás usando el perfeccionismo para evitar la acción o justificar el hecho de que algo te de miedo?  Acaso, ¿lo que estás haciendo es tan sumamente importante par que lo tengas que hacer tan sumamente bien?  Has de entender que no puedes ser perfecta en todo lo que haces, la mayoría de cosas se pueden resolver llevando a cabo un esfuerzo normalito.  Y finalmente, os dejo algunos truquis más para ahorra tiempo.
  • lleva siempre en el bolso algo para leer o escribir.
  • no permitas que el trabajo/estudio se alargue hasta ocupar todo el plazo de tiempo del que dispones.
  • estudiar con sueño no sirve para mucho.  Pasarte toda la tarde en el sofá viendo la tele, tampoco.
  • en tus ratos de estudio, haz pequeños descansos.  Es motivador.  Así favorecemos que lo que hemos estado estudiando se asiente en nuestra cabeza.  Puedes hacerte como un pequeño resumen mental previo a estas pausas, serás más productiva.
  • deja alguna anotación para cuando retomes tus tareas, en la que indiques por donde te has quedado, así como para no olvidar las cosas que tienes que hacer.  


Y para despedirme te dejo unos recursos gratuitos sobre la gestión del tiempo por si deseas echar algún vistazo aunque no enfocados tanto a las personas que estudiamos/trabajamos desde casa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El tiempo se me acaba, ¡el examen ya está ahí!

Queridos amigos.   Se me acaba el tiempo, cuando tengo el examen a apenas dos meses en los que pensaba dedicarle las 24 horas d...